La sirena y el mar

miércoles, 25 de enero de 2012

Esta es la primera parte de una pequeña escena que lleva tiempo dándome vueltas por la cabeza. Esta parte es más poética que la segunda, y no se aprecia del todo de qué va el asunto. 
Para empezar, quiero aclarar que Raven es una novela de ciencia ficción. Por tanto, hay cosas que hay que interpretarlas bajo el hecho de que estamos en un mundo ligeramente futurista, un poquito cyber-punk. Todos los personajes principales tienen pequeñas habilidades "especiales", y un precio a pagar por ellas.
Espero que os guste y que, si se queda un poco en la incertidumbre, se aclare con la siguiente entrada, que la pondré tan pronto como la termine. 
Se recomienda escuchar con la canción "I talk to the rain" (la primera del reproductor). 


     Se llamaba Melissa y nació muda. No era nada personal, sólo una de esas cosas que suceden. Sin embargo, no por eso dejó de perseguir sus sueños. Ella quería cantar. Imposible para una chica de su condición, pero ella no se rindió.
    Las personas de su entorno cercano trataron de hacerle ver que era una causa perdida, pero eso no consiguió que su pasión menguara, sino que se hizo más fuerte. Hizo del violín su voz y llanto y, con cada roce del arco en las cuerdas, se hacía su música y su canción, una a la que no le hacían falta palabras para traspasar las barreras del alma. Ese era su don.
    Entonces le conoció a él, a su maestro en la sombra. Una araña de la Red que juró protegerla y que la ayudaría a defenderse por sí misma. Él le enseñó el auténtico poder de su voz, pero sería una que nadie jamás podría escuchar. Tendría que ser su eterno secreto. Porque si la descubrían, se acabaría la música, se acabarían sus sueños y se acabaría el cantar. Y, temerosa de que eso pudiera ocurrir, guardó el secreto, como él le había pedido.
    Así que empezó a cantar cuando no había nadie. De todas formas, tampoco nadie apreciaría esa melodía, tan suya e imperceptible para todos aquellos que no sabían escuchar de otra forma que no fuera con los oídos. Para poder hacerlo había que aprender a prestar atención de otra manera. Así que, para todo el mundo, ella seguiría siendo una sirena muda, y una joven promesa del violín.
    Hasta que apareció él, la segunda persona en su vida que fue consciente de lo que ella podía hacer.
    Su nombre era Keanu, y significaba “Mar”. Era de ascendencia hawaiana y había llegado al cuadrante K-83 con una maleta cargada de sueños, una vieja guitarra a cuestas y poco dinero en los bolsillos. Entró por equivocación al salón donde normalmente ella ensayaba y, desde el primer instante, desde que puso el primer pie en esa estancia, supo que ella era especial, exactamente de la misma forma en que él también lo era.
    Mientras el maestro la enseñaba, el mar la escuchaba. Y la sirena dejó de sentirse muda, al fin podía cantar, aunque fuera sólo para un público tan limitado. A ella le bastaba. Hasta que un día se dio cuenta de que algo había cambiado entre ambos. 
    Y así la sirena se enamoró del mar.  


    Y todo fue bien, hasta que, un día, los temores de la sirena se hicieron realidad. 
    Habían venido a buscarla. 

4 comentarios:

Leroy 26 de enero de 2012, 21:09  

WOW Esto es impresionante Marta!! Me ha encantado de veras...

Argéntea 26 de enero de 2012, 21:30  

¿Sí? ¿Te ha gustado? Tenía mis dudas de que puediera gustar cuando lo colgué ^^". Es un poco críptico, pero el siguiente trozo (que aún está en proceso ^^") espero que aclare cosas clave que he dejado muy en el aire XD.
Gracias por pasarte :P.

Lúzi in da sky 27 de enero de 2012, 1:29  

A mí también me ha gustado muchísimo, me encanta la forma en que está escrito, y lo poético que hay en todo el texto. Ah, y el detalle de la música perfecto eh, casi como una película, jejeje. Espero la próxima entrada :)

Argéntea 27 de enero de 2012, 9:18  

La verdad es que fue la música la que propició la escena ^^. La escribí mientras la escuchaba, así que no pude evitar ponerla ^^.
Espero que el siguiente, que va a ser menos poético y con algo más de acción, no decepcione ^^". Serán tres escenas escritas en paralelo (experimento que espero que me salga :S).
No me esperaba la aceptación que está teniendo este trocito, pero me alegro de que te guste ^^.

Publicar un comentario

La Sombra del Cuervo

«En cierto modo, soy un Supermán clandestino vestido de negro que no vende periódicos y sin interés alguno en encontrar a Loise

Herederos de la Sangre

«¿Sabes qué, Raven? Ya no vamos a seguir huyendo, ni a escondernos como ratas. Ha llegado nuestro momento. Es hora de reunir a la familia

Los lazos perdidos

«¿Que qué voy a hacer cuando, tras tantos años, de nuevo la tenga delante? No tengo la menor idea. Sólo estoy seguro de una cosa: busca venganza. Vendrá a por mí

  © Blogger template The Professional Template II by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP